InformaBTL

Las minorias como objeto de marketing

En varias intervenciones he comentado que las últimas décadas están plagadas de un marketing socialorientado a atender agendas que provienen de las minorías, es visible su inclusión y las marcas toman este eje como una parte central de su estrategia publicitaria.

Los grupos que parecían estar en el olvido cobran fuerza y voz, en ocasiones desde sus lugares comunes y obvios, y en otras desde propuestas que sorprenden e incluso sacan de onda. Para muestra algunas de las últimas ejecuciones de marcas como Doritos, en donde se promueve la diversidad sexual, desde un plano irreverente y poco convencional.

Así como Doritos aboga por los derechos sexuales, algunas marcas lo hacen desde el plano de la integración social de etnias y grupos indígenas, tal es el caso de una prestigiada marca de tenis, que lanzó al mercado una versión con motivos huicholes. Lo cual no es novedad, pues la identidad siempre es un tema rentable, más cuando evoca a la parte de orgullo y reconocimiento. Tal es el caso de Pina Covalin o María Patrona, marcas de accesorios que ofrecen productos cargados de la esencia mexicana.

Otra vía es el de la innovación social, la integración de comunidades que antes eran poco atendidas, como el sector de personas con capacidades diferentes, la población de madres solteras, las parejas que no cuentan con hijos, los solteros con perros que son como sus hijos y los deportistas en todas sus ramas.

Carreras y eventos fuera de la común, son un mecanismo para acercarse a este tipo de minorías, desde exiliados y refugiados, hasta segmentos muy particulares como los amantes de la fiesta brava, ejecutivos de ventas, golfistas y fans de los corridos.

Hace unos días en medio del debate generado por los atentados en Orlando, me percaté del gran interés que las personas tienen respecto a estos temas, no necesariamente a favor de aprobarlos, pero por lo menos, si se incluyen dentro de la conversación y el análisis. Tal es el caso de una escena que me tocó presenciar en la esquina de mi casa, pues estaban un grupo de adultos mayores comentando sobre la ley que permite el enlace entre personas del mismo sexo. La charla era acalorada, por tanto mi argumento se sustentó en el hecho de ser un tema que debe tratarse independientemente de nuestra postura, pues anteriormente eran tabúes que se conversaban en la intimidad del pensamiento o el hogar.

La conclusión de uno de los señores, me pareció interesante, pues comentaba que “las minorías se están apoderando del interés de las mayorías”, precisó que ahora ellas dictan el rumbo de lo que acontece. Yo considero que por muchos años nos hemos sometido a lo que las mayorías prefieren, olvidando que también los grupos minoritarios tienen derechos, las preguntas entonces son:

• ¿Qué tanto se debe privilegiar el impulso de estos temas sobre aquellos que tienen mayores alcances poblacionales?

• ¿Emplear estos tópicos es verdaderamente un motor de cambio o solamente un combustible para la fabricación de estrategias mercadológicas liberadoras de culpas?

• ¿Cuáles serán las consecuencias de darle tanta espacio y privilegio a estos sectores? pues es evidente que en el ánimo de reivindicarnos, les conferimos desmedidamente un lugar que cae en el mismo patrón anterior, el olvidar que el derecho no debe estar basado en la aniquilación de los derechos de otros.

Publicado en: http://www.informabtl.com/las-minorias-como-objeto-de-marketing/

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s